Acceso al Sistema

  • Filtrar Noticias

  • Entre la "liberación" y el "respeto" al virus ante la nueva flexibilización del uso de mascarillas

    Diario Cordoba · Fecha: 24 de April del 2024

    Salir de casa sin mascarilla es, desde hace algún tiempo, un gesto cotidiano para gran parte de la población desde que comenzó la crisis del coronavirus, pero para usuarios habituales del transporte público, olvidar este elemento podía suponer llegar tarde al trabajo, a clase, perder una cita importante o, en los casos más insistentes, alguna que otra discusión con un conductor o empleado que se limitaba a hacer su trabajo, indicando el uso obligatorio de mascarilla. Ópticas, centros auditivos, ortopedias y transporte se han despedido durante esta jornada de este elemento con carácter obligatorio, ahora, los expertos pasan la pelota a la responsabilidad de la ciudadanía a la hora de timonear precaución si sufre algún síntoma. En Córdoba, gran cantidad de pasajeros de Aucorsa se subían esta mañana al autobús, no sin antes coger el tapabocas de la entrada y colocárselo. "Hay mucha gente, mucha aglomeración y prefiero mantenerla unos días más, me da respeto", señalaba María Elena Carmona, una usuaria habitual de las líneas 8 y 4 de los autobuses urbanos, quien añade que "esta mañana nos dieron la opción, pero, hasta ahora, todos se están subiendo con mascarilla". Carmen María Blancas, sin embargo, sí se ha atrevido a quitársela, en su trayecto habitual de la Fuensanta a Ronda de los Tejares, para ir al trabajo. Durante el viaje ha observado que la mitad de los pasajeros la llevaban y la otra mitad no. "Yo la voy a seguir usando, soy sanitaria y creo que se debe seguir llevando porque el virus no se ha ido ni se ha muerto", asiente otra pasajera de Aucorsa, María de los Ángeles Fernández. Los conductores de autobús, por su parte, se han quitado el tapabocas durante la mañana, en la mayoría de los casos. Sin mascarilla en los taxis Los taxistas, también se han desprendido de este elemento, "por fin, nos llega el oxígeno", decía Francisco Rodríguez, uno de los profesionales del taxi que ya tenía ganas de que la medida llegase a su trabajo, para él ha sido "una liberación". En lo que ha observado durante la mñana, los clientes tampoco la han usado, en gran parte de los casos. No obstante, "si veo que alguien entra con catarro o algún síntoma me la pongo", dice el taxista, quien señala que "estos días atrás ha costado trabajo seguir exigiéndola". Sara Vidal, que ha acudido a su puesto de trabajo en taxi, también lo ha hecho sin mascarilla. Las ópticas, ortopedias y centros auditivos tampoco tendrán que seguir exigiendo mascarilla a los clientes ni a los trabajadores. Beatriz Herrero, óptico de Multiópticas, ya no la tenía puesta en su jornada laboral de este miércoles, al igual que sus compañeros. Una clienta de este centro ha comentado que "como he visto que ellas no la tenían no me la he puesto". A Alfredo Moreno, responsable de la óptica Espinosa de los Monteros, le ha chocado un poco que "a la hora de abrir al inicio de la pandemia éramos centro sanitario y ahora no se considera así". Los centros auditivos como Audika o Otoaudio se resisten a esta medida, pues "no hay ventilación en la cñinica y es una medida de precaución", apunta el director de Otoaudio, Daniel Muñoz. En Audika, ya venían utilizando mascarilla antes del covid, según han aclarado, y seguirán manteniéndola, pues "no hemos recibido aviso de retirarla por parte de nuestros superiores", dicen las trabajadoras de este centro en Córdoba.
    Ver en la web original