Acceso al Sistema

  • Filtrar Noticias

  • Un misil fabricado por EE.UU. se desvió en Ucrania, hiriendo a civiles

    Clarin · Fecha: 01 de December del 2022

    Un misil fabricado por EE.UU. se desvió en Ucrania, hiriendo a civiles Un misil AGM-88B lanzado desde el aire, construido para destruir los radares enemigos, aparentemente falló su objetivo y golpeó un edificio de departamentos en Kramatorsk en septiembre. Un misil fabricado en EE.UU. disparado por las fuerzas ucranianas hirió a tres civiles en el este de Ucrania en septiembre, según los residentes y los escombros recuperados del lugar, marcando un raro caso en el que las armas suministradas por EE.UU. se vincularon con víctimas civiles en el conflicto de 9 meses. El ataque, de un misil antirradiación de alta velocidad AGM-88B, que se dispara desde un avión de combate contra objetivos terrestres como radares y sistemas de defensa aérea, ocurrió el 26 de septiembre alrededor de las 6 p.m. en la ciudad de Kramatorsk, en el este de Ucrania, dijeron los residentes. El misil HARM es un arma aire-superficie diseñada para buscar y destruir sistemas enemigos de defensa aérea equipados con radar. [Foto AP/Steve Helber] La ciudad industrial en la región ucraniana de Donbas ha sido escenario de constantes ataques con misiles y artillería desde que Rusia la invadió en febrero. A medida que la guerra terrestre de Rusia en Ucrania se ha estancado, ha mantenido un bombardeo de misiles y aviones no tripulados que destruye infraestructura civil crítica y ha matado o herido a muchos civiles ucranianos. En respuesta, Ucrania ha tenido que depender en gran medida de los sistemas de defensa aérea, algunos de ellos recién enviados por los aliados occidentales. En un caso este mes, funcionarios de Estados Unidos y Polonia dijeron que un misil diseñado por Rusia que cruzó la frontera occidental de Ucrania hacia territorio polaco y mató a dos personas probablemente era una munición de defensa aérea disparada por Ucrania en respuesta a un fuerte ataque ruso. La guerra en Ucrania se ha convertido en un bombardeo casi interminable de municiones, y la marca y el origen de las miles de balas, proyectiles de artillería y misiles disparados en el frente de batalla a veces puede ser imposible de verificar. Pero los periodistas de The New York Times pudieron reunir e identificar distintos fragmentos de metal que quedaron en el sitio de un ataque anterior, en septiembre en el este de Ucrania, lo que proporcionó una ventana hacia donde los miles de millones de dólares de ayuda militar de Estados Unidos enviados a Ucrania a veces pueden llegar a tierra. “Tres personas resultaron heridas, dicen. Sin muertos. Golpeó el departamento donde no vive nadie, y en el siguiente, la gente resultó herida”, dijo Olga Vasylivna, una residente que vivía junto al lugar donde cayó el misil. Su relato fue confirmado por testigos. “Tuvimos suerte en este vecindario antes. Ahora tenemos miedo de cada pequeño susurro”. Un portavoz del Ministerio de Defensa de Ucrania no respondió a las preguntas sobre el ataque con misiles. El esfuerzo por proteger los cielos de Ucrania y destruir los propios sistemas de defensa aérea de Rusia ha adquirido una nueva urgencia en las últimas semanas. Este mes, Estados Unidos anunció que dos Sistemas Nacionales Avanzados de Misiles Tierra-Aire, o NASAMS, que disparan misiles que los aliados de Ucrania tienen en gran cantidad, fueron entregados a Kiev, Ucrania. Se entregarán seis más a Ucrania en los próximos años. La llegada de armas occidentales al arsenal militar ucraniano ha requerido en ocasiones cierto grado de improvisación y manipulación, en este caso, para permitir que los cazas MiG de la era soviética de Ucrania disparen el AGM-88, un misil para el que no fue diseñado. . No hay casos registrados de fuerzas ucranianas que apunten deliberadamente a ciudades completamente bajo su control, lo que indica que el misil probablemente no estaba en el objetivo y puede haber fallado. Las tropas rusas, sin embargo, a menudo han atacado la infraestructura civil y los centros de población como una táctica central y repetida. Para enmascarar sus ataques contra civiles, el Kremlin a menudo ha atribuido falsamente algunas de esas bajas al mal funcionamiento de las defensas aéreas ucranianas que atacaron áreas residenciales en lugar de interceptar los misiles y drones rusos que se aproximaban. En este caso, el misil golpeó el piso superior de un edificio de departamentos de estilo soviético de cinco pisos, explotó al impactar y perforó un agujero en el costado del edificio. A fines de septiembre, Kramatorsk estaba aproximadamente a 20 millas de distancia de donde las fuerzas ucranianas intentaban recuperar el centro ferroviario estratégico de Lyman de manos de los rusos. No está claro si el misil golpeó el edificio de departamentos porque no dio en el blanco previsto y siguió volando, o si el misil falló de alguna manera. Según dos funcionarios de defensa de EE.UU., no había indicios de que las fuerzas rusas en Ucrania hubieran logrado capturar o usar misiles HARM desde que Estados Unidos comenzó a suministrar las armas. Casi inmediatamente después de la explosión, las imágenes de escombros y metralla publicadas en un canal local de Telegram administrado por Ucrania contenían números de fabricante y calcomanías que indicaban que el misil era un misil antirradiación de alta velocidad AGM-88B de fabricación estadounidense, o HARM. A la mañana siguiente, los reporteros del Times inspeccionaron físicamente una pieza de metralla en la escena que contenía un número de ensamblaje que vinculaba los escombros con un ensamblaje de tarjeta de circuito electrónico que solo se usaba en un AGM-88B, según una base de datos online que permite al público mirar datos sobre propiedades del gobierno de EE.UU. Otras piezas de la munición destruida también presentes en el lugar de la explosión fueron consistentes con misiles más antiguos de fabricación estadounidense. El AGM-88 fue desarrollado por la Marina y la Fuerza Aérea de los EE.UU. después de la Guerra de Vietnam para aviones de combate especializados que llevan a cabo misiones para destruir los sitios de misiles de defensa aérea del enemigo. Una vez lanzado, el misil busca ciertos tipos de radiación electromagnética emitida por los radares conectados a los sitios de misiles tierra-aire y localiza la fuente de esas señales de radio desde más de 30 millas de distancia, detonando 18 kilos de explosivos en su ojiva. No está claro cuándo el Pentágono comenzó a proporcionar AGM-88 al ejército ucraniano. Pero en agosto, los funcionarios de defensa de EE.UU. reconocieron que las fuerzas de Ucrania estaban usando el arma en combate. Los videos publicados en las redes sociales también confirmaron su uso. El objetivo previsto del AGM-88 que golpeó el edificio de departamentos en Kramatorsk no está claro, pero es posible que no pudiera encontrar un radar enemigo y golpeara el edificio de apartamentos después de que se quedó sin combustible. El misil seguirá volando si no alcanza su objetivo original y buscará otros objetivos de radar enemigos. El Pentágono se ha sumergido durante mucho tiempo en las antiguas existencias de equipos para abastecer a Kiev, a veces dejando a las tropas de las fuerzas ucranianas con material desgastado. Un oficial estadounidense, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar públicamente sobre el uso del misil, agregó que el AGM-88B que golpeó el departamento en Kramatorsk casi con seguridad provenía de excedentes antiguos, ya que ha sido reemplazado por un modelo más nuevo en servicio con las fuerzas estadounidenses. El misil es solo una de las muchas municiones enviadas por Estados Unidos y otros países que brindan miles de millones de dólares en ayuda letal a Ucrania, y el Pentágono ha anunciado cuatro paquetes de ayuda militar separados para Kiev desde agosto que incluyen misiles AGM-88. Un empleado de The New York Times contribuyó con el reportaje. c.2022 The New York Times Company Mirá también Ucrania allana un lugar sagrado y sospecha de una iglesia ortodoxa vinculada a Moscú
    Ver en la web original